Una piscina diseñada y construida  correctamente, proporcionan a los ocupantes de un inmueble, una mejor calidad de vida y también contribuyen favorablemente en la valorización de las propiedades, tanto en los aspectos estéticos como en los económicos.